martes, 23 de octubre de 2012

¿Qué es una célula madre?

Publicado por: James Rocaforte
 

Hoy les traigo otro pantallazo general a un tema sumamente comentado y polémico que podría convertirse en una disciplina médica como jamás se ha visto antes. Personalmente me abstendré de dar opiniones a favor o en contra de las partes existentes y trataré de darles algunos conceptos básicos para que puedan entender qué son las células madre. Llamamos lulas madre, o células troncales, a un tipo especial de células indiferenciadas que tienen la capacidad de dividirse indefinidamente sin perder sus propiedades y llegar a producir células especializadas.
 
stmclldf.jpg
 
La mayoría de las células de un individuo adulto (nos estamos refiriendo al hombre y las variedades superiores de los mamífernos) no suelen multiplicarse, salvo para mantenimiento de algunos tejidos como la sangre y la piel. Las células del músculo y de la grasa en condiciones normales no se dividen. Si engordamos, no es que tengamos más células, en realidad tenemos la misma cantidad de células, pero éstas han aumentado de tamaño.
Si una lagartija pierde la cola, le vuelve a crecer. En los mamíferos no ocurre así. Si un individuo pierde un miembro, no lo vuelve a desarrollar. Su capacidad de regeneración está limitada a la cicatrización. Sin embargo, en prácticamente todos los tejidos hay unas células que, aunque habitualmente no se dividen, en condiciones particulares pueden proliferar y regenerar ese tejido. Artificialmente se ha visto que estas células tienen capacidad de reproducirse y generar otros tejidos distintos, y reciben el nombre de células madre.
Existen cuatro tipos de células madre:
Las células madre unipotentes que pueden formar únicamente un tipo de célula particular.
Las células madre totipotentes pueden crecer y formar un organismo completo, tanto los componentes embrionarios (como por ejemplo, las tres capas embrionarias, el linaje germinal y los tejidos que darán lugar al saco vitelino), como los extraembrionarios (como la placenta). Es decir, pueden formar todo los tipos celulares. La célula madre por excelencia es el cigoto, formado cuando un óvulo es fecundado por un espermatozoide. El cigoto es totipotente, es decir, puede dar lugar a todas las células del feto y a la parte embrionaria de la placenta.
Las células madre pluripotentes no pueden formar un organismo completo, pero sí cualquier otro tipo de célula correspondiente a los tres linajes embrionarios (endodermo, ectodermo y mesodermo), así como el germinal y el saco vitelino. Pueden, por tanto, formar linajes celulares.
Las células madre multipotentes son aquellas que sólo pueden generar células de su misma capa o linaje embrionario de origen (por ejemplo: una célula madre mesenquimal de médula ósea, al tener naturaleza mesodérmica, dará origen a células de esa capa como miocitos, adipocitos u osteocitos, entre otras).
El principal problema que suscitan las células madre es que en muchos casos su obtención requiere la destrucción del embrión algo que va contra las creencias de ciertos grupos religiosos (no existen un grupo en particular ni consenso entre esos grupos excepto que dificultan considerablemente la labor de investigadores de todo el mundo la cual tiene el potencial de salvar y mejorar miles de millones de vidas).
Las técnicas empleadas para obtener las células son:
Embriones crioconservados: La criopreservación es un método que utiliza nitrógeno líquido a una temperatura de -196 °C para detener todas las funciones celulares y así poderlas conservar durante años el embrión. Estos embriones son procedentes de los tratamientos de reproducción humana asistida, que cuando se fecundan más de los necesarios pueden ser donados por los pacientes que se someten a este tratamiento.
Activación de ovocitos por transferencia nuclear somática: consiste en extraer un núcleo de un óvulo no fertilizado y sustituirlos por el núcleo de una célula somática adulta. Al encontrarse en un ambiente propicio, el citoplasma del óvulo, este núcleo es capaz de reprogramarse.
Una ventaja de esta técnica es obtener células madre que contengan la misma dotación genética que el paciente y evitar así problemas de rechazo. Esta técnica esta limitada a animales por el momento y se han observado mutaciones en en ADN de esta células al alcanzar la edad adulta que hace que se produzcan problemas durante la desdiferenciación.
Blastómeros individuales: Se utilizaron óvulos fecundados que se dejaron crecer hasta que tuviesen de 8 a 10 células. una de estas células se extrae y se cultiva. Con esta técnica se ha logrado obtener dos lineas celulares estables que mostraban un cariotipo normal y presentaban marcadores característicos de pluripotencialidad. Esta ténica tiene la ventaja de no destruir el embrión.
Partenogénesis: La partenogénesis (un proceso reproductivo que no se da en los mamíferos) puede ser inducida en mediante métodos químicos o físicos in vitro. Como resultado de esta activación, se obtiene una masa celular denominada partenote de las que se pueden aislar células pluripotenciales. Esta técnica sólo es aplicable en mujeres.
El potencial médico de las células madre es prácticamente ilimitado ya que permitiría curar desde cáncer, diabetes y enfermedades congénitas hasta reparar la médula espinal de personas que hayan sufrido accidentes.
Aun así la mayoría de estos tratamientos se encuentran en etapa experimental, tanto por las implicaciones éticas que suponen como por el tiempo que requieren para ser desarrollados y probados antes de ser aplicables de manera segura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada