miércoles, 22 de agosto de 2012

¿Una bacteria para curar el cáncer cerebral?

 

bacteria-curar-cancer-cerebral-1.jpg
Una gran polémica ha surgido en el estado de California, en los Estados Unidos, luego de que dos neurocirujanos fueron suspendidos por tratar con bacterias a pacientes con cáncer cerebral terminal.
Los médicos de la Universidad de California, Davis, utilizaron este método con el objetivo de intentar curar a los pacientes, pero los tres murieron y dos sufrieron previamente los efectos nocivos de la infección.
He aquí varias interrogantes para analizar respecto a este caso:

¿Fue este procedimiento autorizado?

Si bien los pacientes dieron su consentimiento expreso, aprobando el tratamiento, la legislación vigente en ese país requiere que esta clase de experimentos sea autorizado por la FDA (Food and Drug Administration) Administración de alimentos y drogas y por la IRB (Institutional Review Board) ,Junta de Revisión, de la Universidad, algo que no sucedió.
Los médicos involucrados, Paul Muizelaar and Rudolph Schrot, expresaron que "no creyeron necesario obtener esas autorizaciones". Incluso uno de ellos, había intentado realizar algo similar años atrás, pero fue advertido que primero tendría que realizar experimentos en animales y que de ninguna manera podía hacerlo directamente en humanos.
bacteria-curar-cancer-cerebral-3.jpg

¿En qué investigaciones se basaron estos casos?

En los últimos diez años, se han hecho varias investigaciones sobre la relación entre cáncer y su tratamiento con microorganismos pero sin resultados concluyentes. Estudios en ratones y conejos demostraron que los tumores de un tercio de los infectados con Clostridium novyi-NT habían desaparecido, probablemente por la respuesta inmune secundaria a la infección.
Otra investigación sobre pacientes con cáncer cerebral arrojó resultados que destacaban un aumento en la tasa de supervivencia en aquellos que habían contraído una infección postquirúrgica.
bacteria-curar-cancer-cerebral-2.jpg
Es cierto que existen diferentes tipos de vacunas para diversos tratamientos, las cuales funcionan inyectando al paciente el mismo virus de la enfermedad contra la que se pretende inmunizar, la diferencia es que esos microorganismos están, por decirlo de alguna manera, "inactivos".
Sin embargo este tipo de tratamiento aún está en pañales en lo que a tratamientos contra el cáncer se refiere, las pruebas que realizaron estos doctores en humanos fueron demasiado arriesgadas, en relación a la evidencia científica que se tenía al respecto.
Actualmente existen investigaciones en curso relacionadas a este tema y en el 2010 se autorizó la primera vacuna terapéutica contra el cáncer -el prostático- Provenge, pero aún queda mucho camino por recorrer para sacar conclusiones concretas al respecto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario